fbpx

Hormigón celular

Hormigón celular

YTONG, el material de construcción natural

YTONG, el material de construcción natural

El hormigón celular Ytong es un material 100% mineral sin componentes químicos ni componentes orgánicos volátiles, siendo totalmente reciclable. No desprende olores ni polvo nocivo, lo cual protege la salud de los operarios durante la ejecución y de los usuarios finales de la vivienda o edificio.

Las características ecológicas del Ytong facilitan la obtención de la certificación sostenible de edificios.

Se puede fabricar en diferentes densidades que rondan entre los 350kg/m3 y los 700kg/m3, tratándose pues de un material mucho más ligero que el hormigón convencional.

Las características 
higrotérmicas del material aportan un confort climático muy elevado que se traduce directamente en una sensación de bienestar y garantizan la salubridad en los ambientes habitables. Además, su elevado aislamiento térmico reduce considerablemente los consumos energéticos asociados a la climatización.

Ecología y medio ambiente

El hormigón celular curado en autoclave es un material mineral que se obtiene a base de arena de sílice, cemento, cal y un agente de expansión, siendo éste responsable de la típica estructura microalveolar que se genera durante el proceso de fabricación.

El proceso de fabricación es responsable con el medioambiente, al emplearse materia prima prácticamente inagotable y requerirse relativamente poca energía, si se compara con materiales tradicionales (con 1m3 de materia prima se fabrican 5m3 de producto) y tener un consumo energético bajo.

El hormigón celular está constituido por millones de microporos de aire cerrados y distribuidos de forma homogénea, llegando a alcanzar hasta un 80% del volumen total. No es de sorprender pues, que la marca Ytong se asocie a un material aislante. 

El carácter ecológico del hormigón celular Ytong está acreditado a través de la declaración medioambiental de producto (EPD según ISO 14025 – ecoetiqueta del tipo III). Esta declaración otorga toda la información relacionada al ciclo de vida del hormigón celular Ytong y permite la comparación con otros materiales.

Aislamiento acústico

La estructura micro-alveolar del hormigón celular, con millones de poros de aire cerrados integrados en su volumen, contribuye positivamente para cumplir con las exigencias de aislamiento acústico de la normativa vigente.

Ytong dispone de soluciones para dar cumplimiento al nuevo DB-HR del CTE en todos los elementos divisorios:

Cerramientos: bloques Ytong a partir de 20cm de espesor con un aislamiento acústico Ra de entre 41 y 48 dBA

Tabiques: bloques de tabiquería Ytong a partir de 8cm de espesor con un aislamiento Ra ≥36 dBA

Separación vertical de viviendas:

– Muro de bloques Ytong + trasdosado con placas de yeso laminado y lana de roca (Ra > 50dBA)

– Doble tabique Ytong de 80mm o 100mm (sobre bandas elásticas perimetrales) + lana de roca de 40mm en la cámara (Ra > 50dBA)
Separación horizontal de viviendas:

– Forjado de placas Ytong de 20, 24 o 30cm de espesor + suelo flotante (Ra > 50dBA / L’nt,w < 65dBA)

Reverberación

La porosidad del hormigón celular hace de éste un material con una elevada absorción de energía acústica, lo cual reduce el tiempo de reverberación, siempre y cuando no se apliquen revestimientos que cierren el poro

Resistencia

Lo que realmente le hace ser único es que a la vez posea una resistencia mecánica elevada, pudiendo ser empleado como elemento estructural. Además es un material con una elevada resistencia a la compresión, que varía en función de la densidad del material.

Los muros de carga Ytong se caracterizan por su homogeneidad, que se debe a la precisión geométrica de los bloques y al sistema de junta fina de la fábrica. Los bloques son macizos y los poros están distribuidos de forma homogénea en todo su volumen.

Todo ello conlleva a muros capaces de soportar cargas elevadas, permitiendo la construcción de estructuras de varias plantas.